Reduzca costes de producción con un sistema de Visión Artificial

hucha

La Visión Artificial siempre reduce costes de producción. Ya sea por una mejora en la calidad de producto o bien por permitir la automatización de procesos industriales que no serían posibles con otras tecnologías.
Descubra cómo reducir costes con Visión Artificial

Proyectos llave en mano

Manometro JasVisio le ofrece soluciones de Visión Artificial para sus procesos productivos. Control de calidad de producto, metrología y posicionado de robots.
Explíquenos su proyecto

¿Cómo puedo mejorar mi competitividad?

Caras La calidad del producto es un factor clave en la competitividad de su empresa. La Visión Artificial le puede ayudar a mejorar su control de calidad.
Más sobre control de calidad

CanInspector. Control de cierre de latas

Conserva atun CanInspector es un sistema completo de control de cierre de latas por Visión Artificial. No permita que latas con defectos de cierre lleguen al consumidor.
Más sobre CanInspector

Descubra lo que la Visión Artificial puede hacer por su empresa

Caras La Visión Artificial permite automatizar procesos industriales en diferentes ámbitos, mejorando su proceso productivo.
Ver aplicaciones de la Visión Artificial

 

Componentes de un sistema de visión artificial

Un moderno sistema de visión industrial consta de:

  • Un sistema de iluminación.

  • Una buena iluminación es especialmente importante para la toma de imágenes de los productos en una línea rápida de producción, aunque algunas aplicaciones pueden utilizar la luz ambiente.

  • La lente de la cámara.

  • La correcta selección de lentes es importante para alcanzar una solución óptima.

  • Una o más cámaras para adquirir las imágenes.

  • Las cámaras pueden ser analógicas, pero el precio de la cámaras digitales está disminuyendo, de modo que éstas se están usando más a menudo.

  • Un dispositivo de interfaz para transferir las imágenes al ordenador.

  • Un procesador de imagen, ordenador o cámara inteligente.

  • Una opción es utilizar cámaras inteligentes que integran el procesamiento de imágenes dentro de la propia cámara, evitando la necesidad de transferir imágenes a un ordenador externo. La velocidad de proceso de estas cámaras es inferior a la de un ordenador y existen aplicaciones en las que éstas no son adecuadas.

  • Una interfaz para notificar el resultado del análisis a un operador.

  • Se puede notificar de este resultado mediante una señal electrónica que opera un mecanismo de rechazo.

    La imagen de entrada -una matriz bidimensional de niveles energéticos (por ejemplo, luz)- se divide en elementos de imagen, conocidos como píxeles. Estos forman filas y columnas que abarcan toda la zona de la imagen y representan los niveles de gris en una imagen monocromática o la codificación de color en una imagen en color. Un píxel no puede ser subdividido en regiones de menor nivel de gris o color. Este proceso es un tipo de digitalización espacial. Para cada píxel, la información del nivel de energía también debe ser digitalizado, es decir, los niveles analógicos (variable continua) producidos por la cámara deben ser representados por un número finito de pasos. En muchas aplicaciones es suficiente digitalizar una imagen monocroma con 8 bits por píxel, lo que equivale a 256 pasos, para representar el nivel de gris de cada píxel. En aplicaciones más exigentes puede ser necesario digitalizar a 14 bits (o 16384 niveles). Las imágenes en color son más complejas y pueden ser representados en diferentes formatos. La imágenes en color normalmente contienen tres veces más información que una imagen monocromática.

    Algunos sistemas de visión no utilizan una cámara matricial, en su lugar se usa una cámara lineal que produce una sola línea o fila de píxeles. La imagen bidimensional se genera a medida que el objeto pasa bajo la cámara lineal, aprovechando su movimiento, normalmente generado por una cinta transportadora. Uniendo las distintas filas de píxeles obtenidas a diferentes intervalos de paso, se obtiene una imagen bidimensional.